Reseñas

A$AP Rocky – LONG.LIVE.A$AP

Cuando apareció una nueva generación de raperos a principios de los 10s a través de colectivos como Pro Era, Odd Future, Top Dawg y A$AP MOB, Flacko sobresalía como una de las figuras con más presente y futuro. Incluso al pasar de los años se lo sigue reconociendo como una pieza para el crecimiento del Dirty South y el cloud rap por estos tiempos, hasta se convirtió en un ícono de la cultura pop y un favorito de la farándula. Sin embargo, a ese éxito que se cimentó a base de hits le ha costado construir un sostén discográfico firme. Sigue como una voz diferente, aunque cada año parece más lejos de presentar una obra trascendente. Ojalá me equivoque, pero parece que su tope como influencia lo tuvo en su mixtape debut «LiveLoveA$ap» y su tope como músico en su LP debut «LONG.LIVE.A$AP«.

Es curioso el caso de Rocky, un rapero de Harlem que, si bien tiene alguna inspiración neoyorquina, toma su sonido de la Third Coast: Hay flava del Memphis Rap, del trap, del Chopped & Screwed y de exponentes como UGK. No sigue la tradición de liricismo complejo que hay en su estado, siempre se enfoca más en las sensaciones generadas y un sonido salpicado en psicodélicos. Su primer disco oficial funde esta ascendencia con el novel cloud rap y sus beats expansivos. Productores como HitBoy, Clams Casino, Danger Mouse el mismo Lord Flacko y hasta Skrillex meten mano para cumplir un objetivo: Sonar nuevo.

«LONG.LIVE.A$AP» funciona. Instaura los moods que quiere y tiene canciones que brillan individual y colectivamente: hits frescos hasta la actualidad de la especie de ‘Fashion Killa’, ‘F**kin’ Problems’, ‘Goldie’, ‘PMW’ y mención especial para ‘1Train’: posse cut histórico con Kendrick Lamar, Big K.R.I.T, Danny Brown, Action Bronson, Yelawolf y Joey Bada$$.