Reseñas

Danitsa – Ego

Si te metes con la capitana, mejor que sepas nadar.

La francesa Danitsa, nos dejó un álbum excelso en 2017, “Ego”, en el que cuenta una variada serie de historias y procesos personales, que van desde el amor, pasando por lo económico, problemáticas de género, hasta la resiliencia y la autosuperación. Es justamente ella, la que maneja su bote salvavidas.

En el track número 3, ‘Bad Luck’, se ve a una Danitsa superada, que después de atravesar un noviazgo violento escupe toda su bronca, y se muestra más fuerte que nunca. Sobradísima de actitud. Demuestra (por si a alguien no le había quedado claro) que no hace falta un bombo gordo para romperte la cabeza con su forma de rapear y las barras que tira.

I’m strong now, stronger than ever
I’m smart now, smarter and clever

Otra de las temáticas que toca a lo largo del álbum es lo económico y el vivir (o sobrevivir) de la música. En ‘Money’ habla sobre lo difícil de la escasez. Vender zapatillas a gente con los pies sucios para conseguir unos mangos, pero nunca rendirse. Es plenamente consciente de su capacidad y sus habilidades, pero reniega de ese proceso en el que estás intentando dejar de trabajar para poder sostenerte económicamente en la industria musical. Ella misma lo dice, la música es su alma, no podés darle a elegir entre un par de zapas y el oro.

So why would I work here for minimum wage?
When I can make ten times that money on stage

Ella es la capitana de su vida. Habla cómo con el tiempo se supera, mejora, y sigue adelante. No importan las nubes, no importa la lluvia, no importa la tormenta. Danitsa mantiene el rumbo. No hay quien pueda pincharle el barco a la capitana.

La parisina nacida en el seno de una familia en constante contacto con la música, hace notar sus influencias. Por un lado su padre Skankytone, músico de reggae, productor, y otras cosas más. Por otro lado, gracias a su madre descubrió el hip-hop, el soul, y el funk. Esto es evidente sobre todo en el tremendo flow que tiene Danitsa a la hora de rapear. Y además de hacerlo espectacularmente bien tiene una voz única para cantar. En sus arreglos vocales es donde más se siente la parte reggae de Danitsa (que también colaboró cantando con su padre en algunas piezas musicales).

La mixtura que logra a nivel sonidos es única. Para este álbum colaboró en la escritura, producción, composición musical y de arreglos, Felix Landis, miembro de la banda Lipka. Consigue un resultado que constantemente se mueve dentro del hip-hop, con ritmos que salen de lo común, tanto en patrón rítmico como en instrumentos. Pero también deja entrever guiños a la música electrónica, como en Signs.

Con 16 tracks, unos más bailables, y otros con una estética más oscura y trágica, Danitsa nos entrega un álbum lleno de emociones y experiencias sensoriales. Es por ahora el único álbum de Danitsa, pero una ola nunca viene sola. Está preparando el segundo y lo espero con ansias después de descubrir este tremendo trabajo de la rapera francesa.

Like the wine, boy
I’m getting better with age