El espíritu sensible de la Rip Gang

Crónica de la premier y la presentación de Mosaicos, debut de Odd Mami, y reseña.

Foto por @nastychinchilla.

Cuando la Rip Gang irrumpió en la escena reinaba la contrahegemonía impuesta por la generación de traperos ex-freestylers y quienes supieron surfear la ola. La industria estaba copada por jóvenes rebeldes de caras tatuadas y aparecieron unos todavía más irreverentes, que ni siquiera predicaban el Hip Hop ni se tomaban muy en serio así mismos. No eran los mejores ni los más importantes, pero era imposible hacer de cuenta que no estaban. La historia es conocida. Esta ganga dejó de ser potencial para ser potencia. Para algunos el marco del trap les quedaba chico, para otros grande, pero lo claro es que no les permitía ir a fondo con sus propuestas. Y el desarrollo no fue solo estético, los chicos edgys se profesionalizaron en tiempo record formando el sello y colectivo modelo Bohemian Groove.

Su lugar en la escena es firme y expansivo. Entre la antología nacional de lo mejor del 2021 se colaron los álbumes de Dillom y K4 y el EP de Saramalacara. Para este año no retrocedieron: «Mosaicos» ya tiene un puesto asegurado.

Cada uno dentro de la Rip Gang tiene su estilo representativo con un sonido que fueron marcando a lo largo de estos años pero a diferencia de sus colegas, Odd Mami construyó una personalidad y un estilo basado en algo distinto tomando como punta, su pertenencia al colectivo LGBT volcando sus emociones y experiencias sobre su música posicionándose como la cara sensible y sentimental de la crew sin importar sobre que sonidos trabaje.

«Mosaicos» fue presentado su mismo día de salida en una mansión de película ubicada en Recoleta. El formato fue casi de avant premiere con asistencia sólo por invitación más los más suertudos entre los que hicieron pre-save en plataformas digitales. Este último incentivo siendo quizás el único contador que se aseguraban de subir directamente apostando por un evento del estilo. Sin embargo, un mérito de Bohemian Groove es no ir al marketing efectista y fácil.

La casona tradicional quedaba perfecta con la propuesta de Helena. Su disco debut en algún momento se proyectó a estar todo basado en cuadros de grandes pintoras y si bien no siguió esa línea, no dejó de percibirse una visión. Lo que se llegó a mostrar en la preciosa ‘Broadway‘ se conservó para la presentación entre los cuartos intervenidos para la ocasión. Rosas con una bici entre dos cuadros; un tamagotchi gigante; un cuarto real donde suena una playlist curada por ella y lleno de easter eggs de la Rip Gang (posters de flyiers, objetos de los videoclips, libros y CDs que los influenciaron, etc); un patio con rampa y gente en rollers; más cuadros. Todas escenas profundamente Odd Mami.

La habitación más especial era una a oscuras, con pinos y su olor, donde parlantes en 360 grados hacían sonar «Mosaicos« mientras se podía ver a través de dos ventanas XL a ella viviendo el disco. No cantando, no actuando, simplemente habitándolo en un cuarto igual al suyo, con sus amigos reales y sus sentimientos reales.

Registro audiovisual del evento en formato reel.

Un evento así apunta al boca en boca orgánico a través de quedar para siempre en la memoria de los que fueron, que inevitablemente se sintieron afortunados. Para eso están los detalles más rebuscados y la presencia helénica (¿me dejan reinterpretar el adjetivo?) en cada aspecto. Fue tanta la atención que hasta uno no sabía si los baños tan ~aesthetic~ se podían usar como tales o eran parte de la perfo. Todo este show, con catering, seguridad y gente haciendo funcionar todo en el momento, es imposible sin mucha mano de obra e inversión. Una inversión que en la teoría podría no convenir y ahí volvemos a la apuesta, que no es seguro que rente económicamente, pero Bohemian confía en el trabajo de sus artistas y lo hace con fundamentos.

Cuando suena Mosaicos todo cierra.

Odd Mami no solo recorrió todo un proceso de creación arduo para el lanzamiento de su primer disco, ella repasó toda su vida cargada de amores, pérdidas y mucho aprendizaje que disecciono en pequeños fragmentos que pieza por pieza forman parte de la Helena del presente.

«Mosaicos« no es una carta de presentación, no trata de sólo hacer gozar de un buen rato al oyente y denotar la existencia de Odd Mami. «Mosaicos» es una memorabilia de su vida, una especie de diario íntimo que nos abre de par en par para que conectemos con ella en un nivel más profundo, paseándonos a lo largo de 10 tracks que apelan a empatizar por sus gustos, con letras íntimas que nos enseñan sobre sus vivencias, ilusiones y muchos pensamientos que forjaron su persona.

Hay gente que me hace sentir invisible
Me dejan presenciar situaciones sin reconocer mi existencia
Es como si pudieran atravesarme entera
Y yo, en mi deseo de vivir, quiero ser notada

Introducción a la Incomodidad

Este viaje introspectivo también es una vía para expresar los gustos e influencias que recolectó en todo este tiempo. Volcando un mix de estilos que van por la electrónica, un poquito de punk, mucho pop y una pizca de indie rock, con ayuda de Broke Carrey y Antonio Boyadjian, un músico muy sagaz al combinar estilos ya que forma parte de Tanghetto una agrupación que combina el tango con la electrónica, plasman en los 25 minutos de «Mosaicos« canciones que no tienen semejanza en los estilos pero que hilan perfecto la narración a través de cuerdas y sintes que pueden desgarrarnos el alma en tracks como «Tamagotchi» o nos incitan al baile como en «Sed«.

Cuando saque el disco, la idea es que sea la mejor manera de conocerme para quien tenga curiosidad. Todo lo que tengas que saber de mi desde que nací hasta el día que lo publique tiene que estar ahí.

Esas palabras nos dejaba Helena la entrevista que le hicimos hace un tiempo, y «Mosaicos« es eso y mucho más, permite que la conozcas pero también deja un lugar para empatizar con esos sentimientos, soltar una lágrima por el camino y aprender también sobre unx mismx.


Bonus: Mosaicos en vivo

Continuando lo que fue presenciar la experiencia super dulce y personal de Odd Mami, casi como abriéndonos las puertas de su casa en la premiere “Mosaicos” su disco debut, no había chance de perdernos la presentación oficial en Niceto el jueves 24.

Registro audiovisual en formato reel.

Para ser una noche entre semana fue un concierto cortito y al pie pero para nada podría decir que fue sencillo. Nada más bastaba con entrar al Niceto para notar todo el laburo que hubo detrás, ese toque de Bohemian Groove que hay en cada presentación de la Rip Gang. Una mezcla entre lo artesanal y la obsesión en la producción que abarcaba desde el merch, un rincón lleno de flores como souvenir y hasta en las visuales animadas, todo de la mano delicada de Odd Mami.

Tocando todos y cada uno de sus temas acompañada de muchos amigos, como Bullz en las pistas, Juan Lopez en la guitarra o el Tío la Bomba (si, el de Paquito) dando clases de bajo. Una banda peculiar exclusiva para esta presentación sumada a invitados como los chicos de El Club Audiovisual, Carrito, Kid Munni y hasta un cuarteto de cuerdas que influyó lo justo, sin invadir. Sin dudas fue la noche de Helena, y todas las personas que directa o indirectamente estuvieron involucradas en Mosaicos estuvieron para bancarla.

Como todo lo que toca ella el ambiente estuvo envuelto con ternura y fragilidad genuina. Hay un amor tan vulnerable como grande en lo que muestra. Por algo su público le dice Helena, le hace regalos, se emociona cuando ella lo hace y poguea cuando sube los bpms. Lo mucho que se preparó todo y el amor que había en la propuesta se cristalizó a dos temas cuando ella misma admitió “Ya se que falta poco para el final y estoy hablando tanto porque no quiero que se termine”.