Reseñas

Grace Jones –
Nightclubbing

Grace Jones es la definición de ícono. No hay centímetro de su cuerpo que no forme parte del imaginario pop. Su físico está inmortalizado como el físico del futuro por protagonizar sesiones fotográficas que fascinaron al mundo. Sin embargo una buena tajada de quienes la han visto en sus tantos retratos o hasta en alguna película taquillera no conocen su faceta musical, con obras tan hipnotizantes y memorables como su aspecto.

 Su última maravilla auditiva fue “Hurricane”, un hermoso regalo sorpresa que entregó en 2008, a dos décadas de los 80s, cuando hizo la seguidilla única de art pop que la consagró entre el crítica y el público. Empezó con el parteaguas “Warm Leatherette” y finalizó con una rarísima mamushka autobiográfica y deconstructiva del single homónimo “Slave to the Rhythm”. En el medio estuvieron el compilado que fue su mayor éxito, “Island Life” (homenajeado por Nathy Peluso en “Calambre), más “Nightclubbing” y “Living My Life”, dos LPs con sus mejores propiedades.

 Toda esta etapa de Grace es única, pero “Nightclubbing” tiene tan perfeccionada su propuesta que se cola entre los mejores discos de esa década. En él composiciones de Astor Piazzolla, Bill Withers e Iggy Pop conviven embaladas en las espesas influencias de Jones, por un lado el new wave del momento y por el otro el dub de su Jamaica natal. En sus versiones encuentra valores encriptados de las canciones originales y las dota de su presencia inomitible. Cada detalle del álbum está seleccionado y ubicado con una precisión que lo ha hecho envejecer mucho mejor que tantas producciones hiper reverberadas de la época. Su sonido moderno en gran parte es gracias a la producción de Alex Sadkin y Chris Blackwell, además de lo mejor del sello como backing band: los Compass Point All Stars.

El disco invita a bailar pero es más fácil quedarse en el molde admirando ese carácter impenetrable. No hay canciones extra, todas son variables de su inconfundible silueta vocal. Ella hermana naturalmente dos factores de autenticidad codiciada hasta día de hoy: Glamour y Jamaica.