“Hay un montón de razones mucho más importantes para hacer esto que lo que opine la gente” Flu Os: La construcción de un sonido propio

En diálogo con Ángelo Mutti Spinetta charlamos sobre los tránsitos, producciones, existencias y singularidades de cada uno de ellos a la hora de formar este dúo de sonidos tenaces, eléctricos y auténticos

Flu Os es el dúo bonaerense que nos llamó a que prendiéramos todas nuestras almas perceptivas al nuevo material que nos dejaban sobre la mesa: su reciente single, ‘Antorcha’. Los planetas se alinearon, el destino lo quiso así y casi por una decantación dada por toda la pasta artística que los rodea, los hermanos Ángelo y Benicio Mutti Spinetta rompieron las barreras de las pretensiones que tienden a plasmar preconcepciones sobre el árbol genealógico y se acercaron a nosotros con un proyecto orgánico, alternativo y con un ímpetu inconmensurable por enunciar.

En 2019 lanzan al ojo público su primer single ‘Boleto Dorado’, y con él, nos permiten dar cuenta de que Flu Os es un proyecto que entiende de tránsitos personales, experimentación y aprendizaje para encontrar el sonido que identifique, hable por uno mismo y sea propio. Ángelo comenta que “la idea de Flu Os surge porque teníamos varios temas individualmente cada uno. Antes de sacar Boleto Dorado veníamos muy del palo del freestyle y el boom bap. Empezamos a escribir cada uno por su lado y en un momento pensamos que en vez de que salga uno y después el otro mejor salir los dos juntos. Se dio como algo muy orgánico. Empezaron a publicarse más temas y nos divirtió la idea porque también sentimos que salió bien desde un principio, que sonábamos bien juntos, que nos potenciábamos y que era una propuesta más poderosa que ir individualmente’’.

Lo llamativo de Flu Os es cómo, desde un espacio donde tal vez se plasman tantas pretensiones externas (por ser nietos de Luis Alberto), ellos logran desde el comienzo gestar un proyecto personal y autogestivo, que no pretende ocultar que detrás de todo están ellos leyéndose el uno al otro y transitando juntos un camino de prueba y aprendizaje. A todas luces la fórmula anti error es esta: entender esos tránsitos, y a partir de ahí moldear el proyecto, lejos de las pretensiones heredadas y las posibles presiones. “No sé si esperan algo de nosotros, capaz alguien sí. Yo sí espero cosas de mí y quiero dármelas y vivirlas y más allá del afuera. A veces he sentido presión o ambición, son sentimientos que aparecen, pero que a la vez intento manejarlos de a poco con más madurez y no dejarme llevar por presiones externas. Volver a la raíz de por qué uno hace esto, que es por amor al arte, y porque es algo que nace de uno y que en definitiva es para expresarse y encontrarse a uno mismo’’.

No sabíamos que íbamos a terminar siendo músicos
Si teniamos el fuego interno listo pa ser únicos
Se murió la mariposa al día y medio
Cuando cayó el crudo y frío invierno

Hada

Si pensamos en la familia como factor esencial en la conformación del ser y lluvia de datas necesaria desde el momento de sus nacimientos, nos es casi imposible no preguntarles por sus inspiraciones. Ángelo nos comentaba que ambos comparten sus puntas artísticas, y entre algunas de ellas están “Björk, la música de nuestro abuelo, la de nuestro tío, también nos inspira mucha música negra gracias a nuestra mamá que es DJ y siempre tuvo esa data y nos puso R&B, soul, D’Angelo, Stevie Wonder, Prince, Michael; y yendo a inspiraciones más relacionadas con nuestra música me copa la música de León Cordero, K4, Usted Señalemelo, Luca Bocci y podría seguir”.

Ambos tienen sus palos artísticos individuales muy marcados, siendo Ángelo más afín a lo actoral mientras que Benicio se aboca de lleno en el arte plástico. Es así como a raíz de una selección casi filológica logran plasmar lo mejor de cada uno en el dúo. Con relación a esto, Ángelo narra que “cuando uno está bien en su vida aparte de Flu Os termina trayendo cosas positivas al proyecto. De repente que Beni se haga unos buenos cuadros y esté inspirado yo creo que le hace bien a él y nos termina haciendo bien a los dos por decantación. Todo nos nutre en definitiva y nos permite tener vidas aparte de Flu Os. A veces se puede tomar demasiado foco en un lugar y creo que lo mejor es que no esté puesta ahí toda la energía, ayuda despejar un poco, hacer otras cosas, ya sea actuar o lo que sea que vaya saliendo”.

La experimentación despreocupada encuentra su punto culmine cuando el producto Flu Os llega a nuestras manos. Si nos sentamos a hacer un análisis de la evolución en su discografía, acaban por hacernos sentir que estamos dentro de un laboratorio donde ellos manejan la situación generando melodías que suben los voltios single a single y plasman un abismo de un tema a otro. 

Gran ejemplo de esto es el paso que transitan desde su último tema en 2021 antes de tomarse un descanso, ‘Bluetooth’. Este tema plasma un trap más melódico, atravesado por sintetizadores y un autotune marcado que se podría prestar a un flexeo muy despreocupado, pero paradójicamente, viene de la mano de una estética muy formal e incluso sería, donde ellos están trajeados y muy en su mundo. Distinto es el caso en la seguidilla de temas que sacaron este año a modo de regreso, ‘Boom Boom’ y ‘Antorcha’. En el primero el aura cambia por completo: entramos a un mundo nocturno donde se destacan el ambiente, las luces neón y ellos en la suya con amigos, y donde melódicamente hay una apertura casi total de su cabecera, el trap más pasta y originario, pasando a un trap más electrónico y alternativo donde sus voces se ven mucho menos intervenidas. En ‘Antorcha’transicionan del trap electrónico a una suerte de trap hard, con una estética muy cinematográfica y cuidada donde vemos una faceta más actoral de ambos, encarnando personajes del tarot y una temática abocada casi enteramente a la lírica del tema.

No importa lo otro estoy buscando lo mío en esta jungla está todo jodido ya estoy mordido
Pero necesito pelearla, me están esperando en casa
Y si me quedo capaz me van a comer las miradas

Antorcha

Ángelo y Benicio pasan de influencias marcadísimas a sonidos que dan cuenta de que sus palos evolucionaron, entran en una nueva zona y sientan genial. Así vinculan líricas cargadas de un contenido emocional que denotan cómo transitan sus experiencias desde un lado perceptivo y una fuerza vibrante, que junto a la estética cuidada y agradable a la vista su proyecto se vuelve energéticamente atrayente. La razón del atractivo tal vez (y primordialmente) sea esta: porque nos demuestran que después de masticar influencias e ideas individuales vienen con una pisada mucho más fuerte y firme, una impronta marcada y un estilo que han hecho propio. Acerca de esto, Ángelo nos dice: “Nos importa bastante todo lo que gira en torno a Flu Os. Intentamos cuidar que las letras nos representen y la propuesta estética también, estamos siempre muy detrás de los videoclips, vestuarios e ideas, y el crecimiento creo que es algo que se va dando cuando está la persistencia y esa misma pasión para seguir creando. Van viniendo ideas nuevas y uno capaz está con más experiencia y las puede bajar a la tierra”.

Lo orgánico de su propuesta se explica en lo involucrados que están ambos en lo que hacen y cómo desde ahí construyen algo tiránicamente autónomo. Acerca de esto Ángelo nos comenta que ambos están en la producción e intentan siempre incursionar en cosas nuevas, ya sea adhiriendo instrumentos o produciendo en conjunto con productores externos. “Pese a que tenemos mucha gente con la que podemos contar creo que nos mandamos a hacer las cosas bastante solos. Hay mucha música que no salió que estamos preparándola y que es lo más autogenerado que hicimos, desde el beat, la letra, grabar las voces, todo nosotros. (…) En este último tema con la colaboración de Halpe, Antorcha, aprendí un montón, porque también sucede con gente que nos copa la música que hacen. Estamos siempre abiertos a colaborar y pronto se van a venir más producciones nuestras con un sonido cada vez más marcado”.

El factor familia influye mucho en el proyecto, y ellos siendo hermanos saben de eso. Acerca de los procesos personales de cada uno y cómo encuentran el punto en común para que las cosas fluyan y se den de esta manera cero forzada, Ángelo nos dice: “Hay momentos en los que se alinean los planetas y logramos que fluya mejor. Somos dos así que a veces uno está más inspirado que el otro o las energías capaz no están tan alineadas, pero cuando estamos bien y unidos es cuando mejor sale me parece. Es un proyecto que requiere su tiempo, sus procesos, y lo único que intentamos siempre es ser reales y estar contentos con lo que vamos haciendo. No intentamos hacer una música que se parezca a la de nuestra familia ni tampoco algo comercial, tenemos parámetros estéticos e intentamos mantenernos en una línea y esa línea a veces va mutando”.

Y es que si nos ponemos a revolver vísceras, la esencia es esa: volver a mojar la pluma en el por qué uno hace lo que hace (que en definitiva es amor al arte y mucho ímpetu por decir) para plasmar en el presente más contemporáneo y sentido parece ser la retórica esencial de funcionamiento para que las cosas salgan y se perciban orgánicas, autónomas y originales en cuotas iguales, y Flu Os es la demostración de ello.