Reseñas

Labrinth & Jen Malone –
Euphoria OST

Solidez, excesos y un producto impecable.

Al estilo Sam Levinson: intenso y dramático, el soundtrack de «Euphoria» nos atrapa con momentos musicales dignos de volver una y otra vez. Un eclecticismo orgulloso en la curaduría de canciones para los diversos ambientes y situaciones presentes en la trama que resignifica la serie.

La persona detrás de este trabajo caprichoso y bienaventurado es Jen Malone (encargada de soundtracks como “Atlanta”, “Malcolm & Marie” y “The Umbrella Academy”), y que en conjunto con Levinson, Julio Pérez (editor) y Drake (productor ejecutivo), nos deja a la mano una pulcra selección digna de una buena fiesta al estilo LA. Canciones que resultan imprescindibles para momentos justos.

Levinson, en la preparación y producción de la primera temporada de la serie, dio con los trabajos de Labrinth, compositor y productor británico. Así le encargó su proyecto más ambicioso: 26 tracks que logran combinar electrónica, orquesta y acústicos con usos vocales impecables para ambientar perfectamente y darle un cierre a la propuesta cinematográfica que nos trae «Euphoria«.

Además del soundtrack oficial (que podemos encontrar en formato álbum), durante el desenlace de los capítulos damos con gemas de artistas como: Jamie XX, Beyonce, A$AP Ferg, $NOT, Drake, Blood Orange y más. Tracks que, junto con las composiciones de Labrinth, pueden encontrarse en playlists no oficiales.

La segunda temporada viene con todo: hitazos, descubrimientos y joyas que venimos loopeando hace años. A pesar de que solo tenemos cuatro episodios fuera de la segunda temporada, ya dimos con clásicos de 2Pac, Roxette, Biggie, Isaac Hayes, DMX, Curtis Mayfield, Laura Les y más.

El tercer capítulo de la serie finaliza con una balada melancólica, estreno de Lana Del Rey y hecha a medida para Euphoria. Se trata de ‘Watercolor Eyes’, quien cuenta con la producción de Nasri Atweh (recordado vocalista de Magic!), y que nos deja esperando por más.

Si hay algo que no le hace falta a “Euphoria”, son buenos momentos musicales. Y ahí estaremos para pegar el oído.