Reseñas

Lady Gaga –
The Fame Monster

La consolidación de Lady Gaga como una superestrella internacional del pop se debe, principalmente, al disco que definió, no sólo su estética musical, sino su imagen y personaje público. La reedición de su álbum debut, «The Fame Monster«, marcó la era del fin de la década 2000’, demostrando que lo distinto o, comprendiendo la analogía, “feo”, podía formar también parte del mainstream.

Stefani Joanne Angelina Germanotta, nacida en Nueva York, en 1986, es una de las figuras poperas más importantes a nivel mundial, formando parte del grupo selecto que se adueñó del planeta a partir del siglo XXI. A los 18 años formó SGBand con amigos de la universidad, donde sabían interpretar sus propias composiciones y covers de canciones reconocidas del rock. Fue así, comenzando entre bares y con una pequeña base de seguidores, que Stefani se abriría camino hasta dar con Cherrytree Records (The Police, LMFAO, etc.) y debutar como Lady Gaga en su álbum debut de 2008.

Gaga envuelve en esta reedición un concepto íntimo y sus distintas extremidades en cada canción: el lado oscuro de la fama y sus propios miedos al respecto. En ‘Bad Romance‘, por ejemplo, retrata el terror a un amor no correspondido; en ‘Dance in the Dark‘, la ansiedad que sufre una persona introvertida ante la necesidad de expresarse; el miedo a sofocarse en el frenesí de la fama en ‘Telephone‘ con Beyoncé; el miedo al compromiso en ‘Alejandro’ o a las adicciones en ‘So Happy I Could Die‘.

En cuanto a la producción, se podría hablar mucho de la musicalidad de Lady Gaga. Componiendo y produciendo por sí misma, hace una muestra de sus variantes estilísticas en cada canción, generando ambientes tan caóticos como bellos, fusionando su voz limpia con el techno y rompiendo también el formato clásico del género sin dejar de ser popero.

El disco es, en síntesis, un entramado que te ubica en medio de ángeles, monstruos y robots, reflejándolo también en sus letras, las cuales lo convierten en una joya histórica del pop.