Reseñas

Escuchando la voz de Dios en tu habitación a oscuras

La inmensa Lana publicó una obra extensa que mantiene su lugar privilegiado en la geografía musical contemporánea. Ya es imposible confundir sus añoranzas de la dolce vita y su compleja lectura del romance como delirios adolescentes. Su escritura gana terreno, su música también.

Entre las muchas artistas que son puestas en el ojo público constantemente, Lana del Rey vive y trabaja en mundos opacos: Su posición como fuerza catalizadora de la «sad girl» es innegable, pero en su figura yace aún cierto prejuicio por ciertos sectores. Estadounidense y orgullosa, este retrato que ofrece ahora no sólo es el más extenso de su carrera, sino también el más adulto y denso hasta ahora. 

I used to think my preaching was mostly about You
And you’re not gonna like this, but I’m gonna to tell you the truth
I’ve discovered my preaching is mostly about me

Juda Smith Interlude

Familiarizada con el cristianismo y la adicción, con ‘The Grants’ se olvida de sus andanzas más recientes y toma la palabra donde la dejó su disco “Norman Fucking Rockwell”. La esperanza es su primer pensamiento cuando abre preguntando si piensa que hay una oportunidad. Una oportunidad de abandonar su propia carne a los pies del pasado y tomar control sobre su propia vida y su relación con el mundo al que se enfrenta.

Del Rey se sincera sobre la majestuosidad y el anhelo que llevan en sus cuerdas los arreglos barrocos que la acompañan. Con esta guía, la instrumentación es solemne desde las baladas más tradicionales hasta los manierismos “trap”. Sus sueños dulces se contrastan con el amargo sufrimiento que trae la vida de abuso y alienación que ha referenciado tantas veces en su carrera. Hay, sin embargo, una madurez que la lleva a no darse por vencida esta vez.

El imaginario religioso no es ajeno a su obra, pero esta vez ilumina esta habitación de manera más reflexiva y bienintencionada. Ha traído consigo ideas de redención e integridad que no son inalcanzables, sino que están dadas desde el amor y no la ley. El viaje que nos ofrece es intimista, a corazón abierto, presentando influencias tempranas y tardías, así como nuevos horizontes. Disperso y transparente, bello y rústico, en partes iguales. 

La despedida nos presenta otra vez el odio, la inseguridad, esa agresiva ingenuidad que suele decirse de su trabajo, pero ahora es diferente. Si no le crees, mira su poesía y melodías, siéntelas en tus huesos. Lana Del Rey es una de las grandes autoras de nuestro tiempo, sin importar si vienen más o es de las últimas con buenas intenciones.

Recomendación Extra: “Have You In My Wilderness” (2015)

Con una privacidad similar, «Have You In My Wilderness» de Julia Holter es ostentoso y profundo, como el mar mismo. Su densidad está donde la instrumentación etérea gira alrededor de su voz, y la ayuda visitar otros mundos a través de su propio espejo.