Reseñas

Pescado Rabioso – Desatormentándonos

Pescado Rabioso fue lo primero que conocí de Spinetta por fuera de sus temas más comerciales y quedé maravillado porque era algo que buscaba en mi adolescencia temprana. Desatormentándonos me llegó gracias a un amigo que pidió que baje en mi celular el tema Post-crucifixión para mandárselo. Nunca había escuchado antes esa versión de Spinetta.

El álbum no es largo, dura lo necesario y le hace honor al recorte temporal en el que se publica porque suena muy a rock setentero. Aún así no es algo que se espere sea genérico ni mucho menos, pues estamos hablando del Flaco. Sí cabe destacar que no es uno de los álbumes más populares incluso haciendo un recorte de todo lo que fue Almendra, Pescado Rabioso e Invisible. Vale totalmente la pena, porque lo musical acompaña a todo lo que Luis intentaba transmitir en pleno 1972. Argentina estaba bajo un gobierno de facto, y se vivía un momento de ebullición social con muchos movimientos sociales llenando las calles para manifestarse en contra de la dictadura vigente en aquella época.

Teniendo en claro ese contexto piensen de vuelta en la carga simbólica de los nombres de la banda, del álbum, de los tracks. El álbum era un desahogo ante la acumulación de tanta rabia. Era desatormentarse. Tanto desde lo rítmico como desde lo lírico y las guitarras con distorsiones estridentes. Eso es lo que van a encontrar a lo largo de los 8 temas que lo componen. Punto altísimo: Serpiente (viaja por la sal), 9 minutos de hard rock progresivo para escuchar en loop hasta el cansancio.

La versión lanzada en 1972 contiene 5 canciones, y le sumaron 3 bonus tracks en 1996 con la publicación en formato CD. A mi manera de ver, estos tres tracks encajan a la perfección con la idea del álbum y es un todo completamente coherente y cohesivo.

Podría escribir muchísimo más, pero quiero que se queden con esa idea que mencioné antes, el desahogo, que el propio Luis describe en un mensaje que está en el interior del álbum: “…Nosotros, desatormentándonos para siempre”.