Reseñas

Prince Waly – Junior

Escuchamos mucho sobre el rap francés, pero hay poca claridad sobre el asunto. Sabemos que es el segundo mercado más grande de Hip Hop en el planeta y que ahora mismo lo dominan los herméticos hermanos de PNL con su pop-trap descremado. Para conocedores IAM, Suprême NTM, entre otros, son referentes, pero la barrera idiomática muchas veces puede incluso más que esos flows únicos que salen gracias a su dialecto. Lady R es una periodista musical que ayuda mucho a familiarizarnos con las historias de sus MCs, productores y hasta fotógrafos, con lo que para cualquier hispanoparlante interesado en el rap francófono es una referencia obligada. También, incluso siendo que su material está en francés y el traductor de Google esté lejos de ser perfecto, explorar Thésaurap pueden aportar un paneo de cómo va la escena actualmente.

2016 era el año en que Prince Waly lanzaba este álbum debut, en el cual si bien son 7 tracks, nos hace disfrutar sonidos que por momentos son más noventeros pero que también llegan a ser más modernos. Producido por Myth Syzer, logra una estética que aún pasando de los sintetizadores más crudos a los samples más melódicos tiene cohesión.

Por momentos hubo sonidos que me hicieron sentir, que eran representaciones del futuro producidas en una época anterior. Tal vez decir retrofuturismo sea mucho, pero al menos una pizca de ese concepto fue el que apareció en mi cabeza mientras escuchaba particularmente ‘Soudoyer le Maire’. En otros tracks es más retro que futurista pero sigue siendo espectacular.

El rapero francés logra hacernos bailar, mover la cabeza, y que pongamos una buena lemon face por las barras que tira en solo 22 minutos. No le hizo falta más. Logra que te imagines en diferentes escenarios, y hay uno que particularmente me encantó: mientras escuchaba ‘Cherry’ sentí que iba por la ruta, activó un componente ya para muchas personas nostálgico en estas épocas de pandemia como lo es viajar a otros lugares.

Hablando de viajes, «Junior» es uno de ida, y una excelente manera de entrar al rap francés. Es uno de esos álbumes que suenan como si hubiesen salido ayer, y que con el paso de los años van a sonar mucho mejor.