Reseñas

Rico Nasty –
Las Ruinas

¿Hasta dónde puede llegar Rico Nasty? Es una pregunta que existe desde 2018, cuando con la mixtape “Nasty” empezó a aplastar todo trapero que se le ponga enfrente. Había una médula de violencia que no necesitaba más que sus propios arranques para combustionar bangers hechos y derechos. Después apareció una nueva médula, más vulnerable, de dolor. El trap como marco quedó chico y su álbum debut oficial amplió las intenciones sonoras con un margen generoso entre pop rap y grime. Pero Rico recién convirtió el grueso de ese potencial en algo concreto este año con una tape guaranga y reactiva a su entorno por igual: “Las Ruinas”. 

 La segunda línea de la mixtape ya pone todo en su lugar: “all my thoughts are intrusive”. Ella escupe directamente esas palabras tan puras que no parecen lenguaje, por lo que su poesía es un desquicio de irresponsabilidades emocionales en todas las direcciones. Sea el amor a su hijo, el despecho a un pasado o la bronca al prójimo, a Rico le sale con una falta de filtros que sin las formas sentidas serían hasta burdas. Pero cuando algo es genuino se vuelve innegable.

 “Las Ruinas” es el máximo provecho a ese estilo activo-agresivo que da espasmos a la vez que su muestra más completa de su versatilidad, creatividad y sensibilidad artística. Con una producción que es border para el Hip Hop, pero a la vez super accesible, se queda en ese extraño, pero divertidísimo lugar de grupos hijos de internet como BROCKHAMPTON.

 Ya desde el principio estallan baterías de drum and bass y por todo el disco aparece la electrónica en varias de sus formas, con el ejemplo extremo de insertar un remix donde ella rapea sobre el speed garage ‘Jungle’ de Fred again… Y si uno se pone a contar tiene hyperpop, electropop, trap metal y otro vagón de influencias en código de ‘BLACK PUNK‘. Igual que en su ropa plástica, maquillaje circense, cejas camufladas con tintura, plataformas y uñas tan grandes que son contraproducentes, audiovisuales que intentan redefinir lo excéntrico; el disco suena a que no hay límite. Suena a que, como para ella y desde ahora para nosotros, lo feo es lo lindo.