Reseñas

The D.O.C –
No One Can Do It Better 

La música está repleta de historias de artistas de potencial altísimo que no llegaron a desarrollarse, casi siempre por trágicas muertes jóvenes. Sin embargo el caso de The D.O.C, leyenda del rap californiano, no es así. Tracy Curry a fines del ’89 tomó la decisión letal de conducir alcoholizado cuya consecuencia directa fue un accidente del que sobrevivió, pero no sin perder la voz en el proceso. Un MC sin laringe no tiene mucha carrera por delante, por más que su debut haya sido uno de los mejores discos de la Golden Era. A pesar de eso el D.O.C siguió aportando al Hip Hop desde una posición en la que ya se desempeñaba cómodo: Ghostwriter para monstruos como Eazy-E y Dr. Dre. El oficio de la rima escrita lo tiene activo hasta la actualidad, aunque sin demasiada claridad de cuando está detrás de un verso.

The D.O.C a fines de los 80s tenía todo para regir como el mejor rapero de Cali, compitiendo por ese puesto barra a barra con, por ejemplo, Ice Cube. Era asociado del sello Ruthless Records y la mítica cuadrilla de N.W.A. Estaban dadas todas las condiciones para que su primer disco sea un clásico de la Costa Oeste y así fue. “No One Can Do It Better”, un emblema del rap en la época y cómo fue reapropiado en Compton.

Con sampleos a eminencias como Isaac Hayes, Marvin Gaye y George Clinton y cajas de ritmo en su máximo esplendor Dr. Dre operó de bombardero en esta tracklist, produciendo todos los temas. La aspereza de esa generación de Hip Hop más el amor por el funk que siempre hubo en el rap de California dieron un sonido que con el paso del tiempo se ha vuelto más y más duro. La técnica de D.O.C también se añejó sin problemas. No es fácil encontrar rimadores a la altura de los grandes por fuera de Nueva York, pero D.O.C dio la cara por el Oeste maniobrando con actitud flows propios y terminaciones múltiples.

Aún si “No One Can Do It Better” no es la pieza más conocida del catálogo de Ruthless, tiene su estatus de culto bien ganada, siendo un acorazado imbajable de rap al que no le pesa ni un poco el nombre: “Nadie Puede Hacerlo Mejor”.