T&K + Mir Nicolás:
«29» y el amor por el rap

T&K a.k.a UZL y Mir Nicolás a.k.a Voyager son dos pilares del rap argentino tanto en materia de barras como de pistas. Juntos hicieron «29», una carta de amor al Hip Hop con sello latino llamada. El sonido más clásico a través de la artillería de Dabeunotres y con un toque de glamour R&B en la voz de Vanina Devito.

Salió “29” una de las obras mejor desarrolladas del rap en Argentina. Una joya firmada por dos monstruos fundamentales para el Hip Hop en el país durante esta última década. Hace mucho teníamos pendiente hablar de este par en el canal, incluso podríamos hacer un video de cada uno, pero por como se dieron las cosas vamos a hacer 2×1, profundizar en ellos por separado y terminar hablando de la maravilla que es el nuevo álbum.

T&K 

Empecemos hablando del T&K, UZL, una figura inevitable de la escena. Pueden decir lo que quieran, que se peleó con tal, que una vuelta subió dopado a tocar, que en un tema dice “Lucas Proda”, pero ningún altibajo hace mella en el legado de Matías Salvatierra. Gamechanger, productor y escritor de clásicos. Su aporte a la movida nacional es gigante en su faceta como MC y en su faceta como beatmaker.

El T&K es un personaje especial en un contexto, en apariencia, no tan especial. Representa mucho, puede ser la vida del latino, la vida del argentino, la vida de un pibe de tercer cordón del Conurbano. Por su forma de ser y el lugar de donde viene se siente mucho más que un avatar de Spotify. Su humanidad es palpable. Va más allá del «ser real» del Hip Hop. Es un sujeto con el que uno se identifica y a partir de eso también se convierte en casi un hincha suyo. «Mi vida es una final con Brasil» dice en ‘Antipasti‘ y ahí encapsula la épica de la cotidianeidad tan importante en la historia del rap y la presión de sobrevivir en argentina siendo un rapero-rapero, a la vez que la sensación de seguirlo, alegrarse por sus victorias y entristecerse por sus derrotas.

Este vínculo que logra construir Mati no llega porque busque ser «la voz del pueblo», parte de la transparencia. De cómo habla de su hijo siendo un padre joven, con las palabras cargadas del peso y la dificultad que tiene serlo, sin que se contamine su amor. Mismo canal cuando habla de Villa Angélica su barrio. En otro sentido también conecta cuando proyecta su espiritualidad. Sin imponer, también proyecta en los demás. Su visión del 5% no cae en el sectarismo, el es su propio Dios, de la misma forma que el que está del otro lado lo puede ser.

Empezó como Tikranz, uno de los mejores freestylers de la época, y después de un tiempo de bajo perfil volvió y produjo íntegramente varios álbumes super grosos del panorama para la última década, siendo uno de los productores más prolíficos y consistentes, además de impregnar Buenos Aires con una fritura de samples souljazzeros alla neoyorquina. Clásicos casi exclusivos de YouTube que marcaron la etapa entre 2013 y 2017.

Arreglos chopeados, instrumentos de viento, xilófonos y rhodes sampleados y breaks de batería lo llevaron a la cima del beatmaking regional. Algo que empezó seriamente con “Blanco & Negro” de Fianru, el primer proyecto nacional que capturó la esencia de la East Coast y se convirtió en un precedente gigante para los trabajos venideros. En el momento que aparece UZL cambió su imagen pública y subió muchísimo la vara en el país.

La bisagra oficial fue en diciembre de 2014, mes en el que salieron “Back in the Days” de Rei All’a y “Writing Classics” de T&K. R.A es de Zeballos y Mati de Villa Angelica, zonas de un municipio marginal y deteriorado como lo es Florencio Varela. A contramano de lo que se espera, ellos desde ahí hicieron algunas de las piezas musicales más relevantes del país en los últimos años. Dos discos de esos que generan más tatuajes que billetes.

Rei All’a no es un rapero perfecto, pero eso no importa. Tiene cosas que valen mucho más que todas las técnicas juntas, primero que nada amor por su gente y el Hip Hop. Este es un disco hecho con casi nada más que pasión y una verdad. Mati dice en una línea “samplear un contexto entero” y es eso mismo, música que inhala y exhala el mismo dióxido de carbono que todo el Conurbano Bonaerense. Los beats están inspirados en Queens y tienen ese núcleo intacto, pero el resultado final es el soundtrack de estos barrios. Rei, con una mirada fivepercenter atenta a su alrededor es un portavoz de Estanislao Zeballos y durante toda la construcción de “Back in the Days” estuvo super inspirado para escribir una frase memorable detrás de la otra. Es un disco que alimenta el oído, pero mucho más el espíritu.

Writting Classics” tiene un título autoexplicativo. Marcó el comienzo de la profesionalización del rap de acá. Salvo unas pocas excepciones a las producciones locales siempre les flaqueaba algún frente, ya sea por concepto, lírica, instrumentales, visuales, ingeniería de sonido o lo que sea. El debut de T&K es un trabajo sólido en cualquier contexto y logró esa madurez sin necesidad de terceros, a puro huevo y estar enfocado. Acá están Lord Finesse, Pete Rock, Q-Tip, Lewis Parker, Large Professor, Buckwild y otros. Es cliché decir esto sobre un disco de rap, pero es la verdad: “Writting Classics” tiene y mantiene la esencia, busca ser un homenaje al rap de los 90s y lo logra con creces y una historia propia para contar.

Durante 2015 UZLoops produjo otros dos álbumes: Por un lado “Lanzallamas Oriental”, una belleza en la que el veterano único en su especie Tortu a.k.a Don Miguel rapea con un contenido que concentra el lado más espiritual de esos samples jazzeros y la clara influencia de Ol’ Dirty Bastard asentada en paz por estas tierras conurbanas. También hizo los beats para “FlashBacks”, el debut de Blunted Vato, que ahora es un referente del trap en nuestro idioma, con una voz áspera y ganas de romperla. Estas son referencias de la época muy grosas. Empecé a escuchar rap argentino en ese período y sentía que estos, entre otros pocos discos, eran las referencias que teníamos y podíamos sentirnos orgullosos de apoyar de alguna forma. Aunque si hay un proyecto que fue al nivel siguiente fue, ese mismo año, “Magic Kids”.

Fue un reconocimiento muy importante para el T&K y que le abrió las puertas para colaborar con un montón de productores y MCs internacionales. El trabajo consta de tres canciones, más sus instrumentales y tres remixes, cada una tiene un concepto distinto y para mi son una demostración del potencial del Hip Hop, una obra como para mostrarle a los que están por fuera de este mundo. Acá no hay competición, son historias de vida, observaciones que conmueven y códigos. Ambos dan el ejemplo sobre unas pistas para chuparse los oídos después de escucharlas. T&K en primera persona, narrando la jugada y expresando amor por su hijo, y Dano en segunda y tercera, diseccionando heridas mejor que cualquier equipo de peritos.

«Mi hijo es una iglesia, me hizo conocer el cielo«.

Lo que llega después es «1993: The Lost Tapes«. Un disco que a muchos nos hizo amar el rap. Todo en el disco tiene un mimo que demuestra pasión. ‘Voyagers‘, sobre el final, encapsula lo especial del disco. Una canción romántica que uno no espera, pero donde encuentra un lenguaje del amor que se mantiene fuera del plano material y vibra en una sintonía hermosa. Y ese es tan solo uno de los momentos. ‘Fumá‘ fue un parteaguas para el drumless en el país, ‘Re Clara‘ marcó un regreso de Magic Kids de sinceridad muy poderosa, el salsero ‘Nada‘ saca lo mejor de Sarkez, igual que ‘Tómalo o Déjalo‘ de Urbanse.

El mismo febrero de 2017 que salió “1993” también apareció “Literal”, de Urbanse, también un hito nacional, la reinvención oficial del Urban como uno de los mejores escritores de la movida. Este fue el último trabajo que le produjo a otra persona, al menos hasta la actualidad, y rescato ese dato porque siento que algo cambió más adelante. En 2018 salió “El Libro Negro” de T&K, su referencia de larga duración más reciente como solista y más allá de lo estético, hay una diferencia muy grande a nivel espiritual con su disco anterior. Pasó de un estado de paz a una crisis a la que responde con raps mucho más ásperos, se siente traicionado y esa idea lo vuelve más agresivo. De cualquier forma esa bronca está bien canalizada en las barras y hasta tiene un momento más ameno con ‘Me Voy a Olvidar’. Mi impresión es que T&K sintió que había perdido lo que tenía para perder, pero hizo la fuerza para sacar el disco y, por lo que parece desde afuera, hoy pudo salir adelante de ese estado, algo que me alegra mucho.

Ma, podes sonreir
Si un día me muero vas a verme en un mural on the street

You Know

Hasta ahora no había editado otro disco, pero sí que estuvo consistentemente engordando su catálogo de singles con joyas como ‘Mañana’, ‘Dónde Mierda Está’, ‘Todo Irá Mejor’, ‘Si Me Voy’ y su 24/Siempre, siempre con beatmakers del más alto nivel, al igual que colaborando con otros MCs de lujo como N.Hardem, Foyone, C.Terrible, N Wise Allah, Delaossa y mucho talento nacional, entre el que aparecen los Mir Nicolás de Ingrávidos Squad, con quien clavó al ángulo pelotazos como ‘WDF’, ‘Antipasti’, ‘Johnny B. Good’, ‘Paradoja’ y ‘Se Me Complicó’.

Mir Nicolas, ingrávido

Acá entra otro factor en juego, EL dúo de Pablo Podestá, Tres de Febrero, primer cordón del Conurbano Bonaerense. Los turrománticos Mir Nicolás y Ruin pasaron años entre las sombras del under, convirtiéndose en exponentes de culto y dos de los mejores raperos de nuestro idioma. Es una formación a lo Mobb Deep, dos emcees con uno que además hace los beats, con una química enorme basada en una alta picardía criolla. Si el rap argento suele ser «Pizza, Birra y Faso» ellos son Polo, Ron y Merca.

Sacaron un único disco, “La Ciencia de las Malas Mañas”, un puñado de códigos callejeros y referencias a rap estricto producido por personajes oscuros como Godfather Don, Lee Scott, Nick Wiz, DJ Muggs, DJ Screw o Big Kwam. Ellos vienen de la escuela de Roc Marciano, T&K, Ziontifik, MDE Click y Griselda, pero con una pasión enorme por música fuera del rap que da un valor agregado en versatilidad para pistear R&B, trap, funk y spinettajes. Dominan un vocabulario enorme anti-académico al que denominaron jerga podestina y que es la clave para estructuras de rimas múltiples e impredecibles como un escopetazo, que junto a ese estilo atrevido logran siempre la incredulidad gustosa del oyente.

Todo el trabajo de la industria sale a punto caramelo. Antes de hablar de Nico que es protagonista en esta nota, no está de más señalar que se subestima mucho a Ruin. Mir es de aparecer más en colaboraciones y también tiene muchísimo mérito como beatmaker, entonces suele llamar más la atención, pero el que para la oreja sabe que el Ruinaje tiene bocha de versos que te dejan con la cara chamuscada y está preparando un disco solista que va a agarrar desprevenidos a muchos. 

Nico Mir entiende los grooves y las rimas en una profundidad distinta a la del resto de la escena. Algo que valoro mucho de él es que tiene un bagaje musical mucho más amplio que el de la mayoría de los raperos, que solo se quedan en el Hip Hop. Su adoración por figuras como el Flaco Spinetta y Jorge Dalto se trasluce en sus obras, especialmente su faceta de beatmaker firmando como Voyager. Tiene un amor por la música y una forma de venerarla muy pura. Sus beats groovean alto siempre y eso se lo dio la práctica pero también ese oído prodigio que tiene. 

Como rapero tiene una técnica estúpidamente compleja, casi insólita en nuestro idioma y lo más llamativo es que su virtuosismo no lo expone de forma metódica, es una fiera que enrosca las terminaciones por instinto en formaciones que dejan en offside al grueso de los que intentan seguirlas. Yo me puedo matar tratando de describir los trabalenguas desaforados que mete en cada verso, pero mejor directamente escuchar.

El duo

Resulta que Nico Mir y T&K nacieron los dos un 29 de junio y a partir de ahí viene “29”. Un disco en el que expresan su amor por el rap, específicamente el Hip Hop boricua y el sonido de la MPC. Ahora vamos a desgranar un poco esto, pero es importante primero rescatar la cuestión del amor. La diferencia entre homenaje e imitación siempre es difusa, pero creo que este es un ejemplo bien claro de lo primero, los pibes dejan los trips de lado, cualquier búsqueda de tener el mejor verso del año o el mejor nosequé, todo está fuera, incluso el talento de ambos como beatmakers: Llamaron a Dabeunotres para que produzca todo. Dabe no solo es muy bueno, tiene una MPC, la clásica e irremplazable. Si ponen el disco en unos buenos parlantes van a escuchar la distancia que hay entre esos bajos y breaks y los que estamos acostumbrados a escuchar en esta época. 

Esto es muy loco, porque ahora mismo todos están como locos con el drumless y el formato de barras bien nasty, mientras que T&K y Nico ya demostraron mil veces eso y ahora vuelven varios años atrás. Mir dijo que este era un álbum que siempre había soñado hacer, y esto vale por el sonido, pero también por el orgullo latino. Kool G Rap siempre está presente, pero acá rescata otras cosas. En parte el buen gusto para el R&B con Vanina Devito como invitada estrella y especialmente la influencia puertorriqueña

Hay algo que no se suele reconocer, pero los latinos son cruciales en el génesis y el desarrollo del Hip Hop desde el día uno. Todo empezó en el Bronx que a día de hoy tiene una población hispana de más del 50% y es algo que se viene dando desde el inicio del movimiento. Principalmente boricuas, pero también chicanos, cubanos y más han aportado al graffiti, el djing, el breakdance, el mcing y todo el resto de las disciplinas. En “29” hay un tributo a todos ellos y también al rap que se hacía en Puerto Rico. Los marcaron compilados como “Boricua Guerrero” y personajes como Tony Touch, Daddy Yankee, Vico C, Big Pun y Dj Playero, a quien se lo referencia directamente en la portada.

Todo ese amor hace vibrar al disco y eso lo hace hermoso. Hay una pasión por el rap que probablemente mucha gente no tenga y por eso mismo “29” pueda serles ajeno, pero en particular a mi, que vengo hace un par de años esperándolo y también fue el T&K el que me enamoró de esta esencia, me emociona profundamente. El día que salió me dolió un poco ver que sea tan corto, unas ocho canciones, pero la realidad es que casi siempre lo escucho al menos dos veces seguidas así que problema solucionado.