Reseñas

Up Dharma Down – Fragmented

El neo-soul es un género que instantáneamente asociamos con con un sonido proveniente de afrodescendientes claramente por ser derivado del propio soul, es inevitable mencionarlo y que autores como Erykah Badu o D’Angelo se vengan a la mente, siendo estos de los pioneros en ser definidos con este estilo. Con una sonoridad proveniente del lado más natural y libertino, como haciendo ‘lo que les nazca del alma’ recae en una obra menos estructurada pero no menos compleja que el jazz (tomando elementos tanto de este como del hip-hop) en ciertos aspectos combinado con ritmos africanos y usualmente potentes voces cargadas de sentimientos. Con el pasar de los años este estilo se fue expandiendo y evolucionando sin abandonar su espíritu llegando hoy día a traernos intérpretes como Lianne La Havas, Greentea Peng o Cleo Sol, grandes músicas que dan para hablar y profundizar en un futuro.

En un mundo globalizado como el que vivimos ahora no se puede englobar en un género solo a artistas de cierto grupo étnico o social, por eso mismo quiero presentar estas 3 placas de neo-soul provenientes de la tierra oriental. Una geografía de la que no se espera encontrar comúnmente estos estilos por la escasa población afrodescendiente, lo cerrados que suelen ser culturalmente los países de ese lado del charco y también la baja importación de información que manejamos por la barrera idiomática; aun así hay pequeñas movidas locales de neosoul en las que estos compositores generaron un impacto y aportaron cosas frescas al género.

Pasados los 15 años del lanzamiento del debut de Up Dharma Down, cuarteto oriundo de Manila, capital de Filipinas, este se convierte en algo muy interesante de analizar teniendo en cuenta el lugar de procedencia y la escasa difusión que tenemos de aquellos lares. Luego de tanto tiempo es una parte imprescindible de la historia y el crecimiento de la escena local así como también es imposible ignorar lo bien que sigue sonando. Desde el primer fonema que emite la cantante Armi Millare se puede notar la similitud con Erykah Badu, Alicia Keys e incluso Etta James. No por el timbre de voz sino por esos sentimientos que evoca con las frases cargadas de nostalgia que portan cada una de esas artistas, usando esa influencia e invocándolas a su manera a todas a lo largo de la obra, como el título del LP expresa de antemano. “Fragmented” es un trabajo lleno de piezas divididas y cada una con identidad propia, pero que al compilarlas, encajan de manera que pareciera un rompecabezas. Es un proyecto tan sólido como variado, con un núcleo que evoca al jazz, conectando con otras partes más pop e incluso jugando con fragmentos electrónicos, formando una paleta llena de texturas sin perder la identidad del soul. Todo yace dentro del marco que indica el título, hablando de corazones rotos, situaciones dolorosas y otras emociones salidas del alma de la banda.

Estas líricas permiten a uno profundizar gracias a que en su mayoría las canciones son en inglés, aunque, en mi perspectiva, tienden a ser mejores las que están en el lenguaje nativo, factores que dan un cierre muy orgánico que la convierte en una creación digna del neo-soul y de haber forjado el camino a otros grupos locales tales como December Avenue, Moonstar88 o Rivermaya que honradas continuaron sus pasos.