Reseñas

Vince Staples – Summertime ’06

2015 fue un año histórico para el rap californiano. Una nueva generación oficialmente dio la cara por L.A con una fuerza que hacía varios lustros no había, al menos por fuera del underground. No solo Kendrick Lamar publicó el disco de la década, Jay Rock, Earl Sweatshirt y Vince Staples también marcaron hitos de la Costa. Una camada que representa su rap a la vez que decidamente lo innova.
El caso de Vince es el de un MC aun a día de hoy infravalorado. Combina seguridad en si mismo, maestría para todo tipo de fraseos, mucho que decir y ganas de complicar la música. «Summertime ’06«, su LP debut, llegó después de varios mixtapes y con un crecimiento enorme de su parte. Narra encuentros policiales como una patada al pecho y el deterioro de su comunidad en pildoras sensoriales de la vida de un joven negro criado por gangsters en un ghetto de Long Beach. Aunque firmemente no consuma estupefacientes e intente no repetir la historia familiar, el pasado lo llama y el presente lo tiene rodeado. Vince no es un chico bueno pero quiere serlo, aunque no está seguro de que sea posible.

La música la ponen Clams Casino y Dj Dahi en menor medida, y mayormente No ID, un beatmaker que no se qué esperan para poner en su top. El ambiente es West Coast de pistas gordas, pero hay una dimensión distinta: casi no hay samples, no hay breaks de batería y tiene toques industriales. Hay una frialdad que puede adjudicarse a que Staples toma muchas referencias texanas, no solo de Cali, pero también por sus ganas de rapear sobre electrónica. Después de «Summertime ’06» se dedicó a romperla sobre bases aun más pasadas por el club, trabajando con grandes como James Blake y SOPHIE.

Este disco doble es el punto justo para probar qué pasa cuando uno lleva los beatmakers y a los productores de electrónica a ponerse en el lugar del otro. Una hora de superproducciones sonoras y raps de lengua pelada.