Reseñas

Eddie Palmieri –
Eddie Palmieri

A la hora de hablar de Salsa hecha en Nueva York, hay que mencionar el nombre de Eddie Palmieri en algún momento. El estilo del Rompe Teclas es un espejo de la Gran Manzana hecho música, siendo dinámico, incandescente y potente, sin descuidar la sazón. Sus agrupaciones no obedecían el mercado, pero el buen oído de Palmieri hacía que sus composiciones encontraran hogar en grandes soneros.

Lo descrito anteriormente se puede ver mejor ejemplificado en su disco homónimo de 1981. Desde el primer segundo de ‘El Día Que Me Quieras‘, el LP suena diferente, marcando a su vez las ambiciones artísticas de la Salsa para los ochentas. La frondosidad orquestal abre las puertas para la voz de Cheo Feliciano, reinterpretando el clásico tango de Gardel, del mismo nombre. Palmieri, por su parte, aprovecha el espacio para martillar las 88 teclas, desplegando virtuosismo y ritmo en iguales cantidades.

El saoco continua a través de la primera cara del disco, con un Feliciano que con su voz barítona se pasea por lozanos instrumentales, tal cual bolerista. ‘Ritmo Alegre‘ es un tema vigoroso, cargado con un coro y sección instrumental memorable, donde cada segundo de sus diez minutos es vital para la pieza. La cara B del álbum es un reencuentro entre Palmieri e Ismael Quintana, quien fuera su cantante por 12 años. ‘No Me Hagas Sufrir‘ es una muestra de la química del dúo, demostrando que no han perdido un solo paso.

Eddie Palmieri en su disco homónimo declara sus intenciones ante el paradigma cambiante de la Salsa. Habiendo surfeado las diferentes olas de música afrocaribeña desde los sesentas, su música sigue sonando atemporal, siendo perfectas capturas de cuando Nueva York bailaba en clave de son.