Reseñas

En la vereda del rock

¿Por qué uno de los pocos argentinos que llegó a la masividad haciendo rap ahora dejó esas armas para dedicarse al rock? Wos, a riesgo de caer en el conservadurismo musical, decidió que no le bastaba con la juventud, necesitaba hablar para todas las generaciones de su país. A eso vino su tercer disco: «Descartable«

Desde sus comienzos como freestyler hasta la actualidad, Wos ha demostrado en distintas ocasiones su gusto e influencia por el rock argentino. Durante su infancia, la batería ha sido el instrumento con el que comenzó a expulsar las cadencias que años después se convertirían en los flows que lo llevarían a ser el artista que conocemos hoy. El rap fue el género con el que dio sus primeros pasos en la industria y la manera tan directa de expresar sus pensamientos en distintas bases con tonos rockeros fue lo que caracterizó hasta ahora. En esta línea, el riff de ‘Luzbelito y las sirenas’ o la frase “fíjate de qué lado de la mecha te encontras” en ‘Canguro’ durante el álbum “Caravana” fueron dos momentos claves que mostraron su fanatismo por Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Pero sobre todo, su nombre empezó a resonar entre los aficionados de esta banda ¿Se trataba, acaso, de un jóven mainstream que iba a devolverle el espíritu rockero a las nuevas generaciones?

Con dos discos y un EP en su espalda, Wos acaba de lanzar “Descartable, un álbum que deja atrás el sonido hip hopero con el que se dio a conocer. Si bien ya había tenido, en su LP “Oscuro Éxtasis”, una canción con Ricardo Mollo, la consagración oficial dentro del género se dio en esta oportunidad, nada más y nada menos que junto al Indio Solari, en la que es, probablemente, la colaboración más importante de su carrera: ‘Quemarás’.Esta posee la conexión de dos voces que se acompañan de manera simbiótica. El tono más grave y perfectamente reconocible del Indio aporta un sentimiento de resistencia con el toque necesario de poesía. La mística que trae aparejada un personaje de tal magnitud coincide con la identidad que buscó construir Valentin este último año. Sin dar más entrevistas de las necesarias, ni con una presencia constante en redes sociales, como es usual en otros cantantes de la época, pareciera buscar ser “el Indio” de este tiempo. Así mantiene el público al que conquistó con sus rimas en las batallas de gallos y sus primeros temas, pero se abre paso a atraer a aquellos que no encontraban una representación jóven y masiva en el rock. 

Podés resistirte a todo
Menos a la tentación en tus modos
El amor es un sentir y también una idea
Menos sabemos, más sospechamos
Y de allí en más todo es del silencio

(…)
Quemarás el dolor
En el fuego más sagrado de hoy
Y buscarás el amor
En un rastro ciego de lo que ya no sos
Y quemarás el rencor
En el fuego de un infierno precoz
Y buscarás esa voz
Que te recuerde para siempre quién sos

Quemarás

De repente, la conversación entre padres e hijos estaba del mismo lado. Parte de la sociedad con gusto por artistas como Charly García o León Gieco, que habían marcado su adolescencia con un espíritu de lucha durante la dictadura militar, comenzaron a encontrar en este jóven una añoranza de aquel entonces. Tanto por las temáticas abordadas como por la presencia de una banda conformada por batería, bajo y guitarra. Pero, ¿qué lleva a un artista de este palo a despegarse de su faceta como rapero para buscar consolidarse en el rock?

Es evidente que Valentin tuvo, a lo largo de su vida, gran admiración por los músicos que llevaron a cabo este género años atrás, por lo que resulta fácil pensar que es algo que le sale casi naturalmente. El respeto por parte de aquellos ídolos que han consolidado una época gloriosa en la música argentina, no tardó en demostrarse en su carrera mediante invitaciones a colaborar, menciones en entrevistas y comentarios en redes. Varios de estos factores, nos demuestran que la transición de ser un artista que surgió del Quinto Escalón a su presente no sólo representa poder conversar con distintas generaciones, sino que asegura el reconocimiento por parte de varios de los compositores más consagrados en la historia de nuestro país. Por otro lado, le aporta a su esencia un tinte diferenciador de los raperos con los que dio sus primeros pasos en las batallas de freestyle y que hoy son traperos reconocidos. Tomar otro camino del esperado en sus inicios, habiéndose consagrado en ese campo mediante campeonatos internacionales, le aporta un aire fresco y renovador a su propuesta.

A lo largo de “Descartable” Wos se muestra reacio a pertenecer a una industria que, según expresa, nos ve como elementos desechables. “La mercadotecnia de la nueva fama”, así se refiere a este poder por el que se siente seducido, pero a su vez le genera rechazo. El temor a “venderse” se hace presente, como si resultara difícil dilucidar otras opciones con claridad y pareciera que para él la manera de mantenerse por fuera, pero a su vez, genuino con él mismo es con el rock, un movimiento que ya no es el protagonista entre los jóvenes. No ser descartable, como lo marca el nombre del disco, es una preocupación que transita el artista a lo largo de su producción, la cual se reafirma en cada track como un momento de resistencia.

Yo cargo mis cruces
Yo levito por encima de las luces
Y todas la voces que hablan me seducen
(…)
Y que difícil disimular 
Que somos sombras para desechar
¿Con qué moneda vamos a comprar 
la entrada al gran teatro del enfermo intercambio social?

Cabezas Cromadas

¿Quieren o no encontrar el placer?” esboza mediante un grito, un llamado a despertar que tiene lugar en el tema ‘’. La lucha por ser uno mismo en una industria tan competitiva y mediante un sonido nuevo para el músico, funciona como disparador hacia un soundtrack de 16 canciones. 

Para Wos, hace falta enfrentar esta etapa con algo genuino y eso lo encuentra con vulnerabilidad y crítica social, en base a esto llevó a cabo sus decisiones creativas. La elección de convocar a un único rapero, Dillom, no fue a la ligera, siendo que es uno de los músicos jóvenes que, con su desfachatez y palabreo irónico, ha capturado la esencia de figuras como el Pity Álvarez. 

Quiero ser más libre si es que eso es algo
Y no, no sé si estuve en todo o si me perdí de algo
(…)
Por favor no me vean
Quiero que lo último de mí no sea una pelea
Como si alguien siquiera pensara en mi imagen
Sin saber que todo eso va a quedar al margen

Caída Libre

La oscuridad da paso a la luz. El rol de los amigos aparece como un abrigo que protege y acompaña para celebrar y entender el momento de éxito. “Espantamos la muerte y parece ironía / la felicidad que da esta cochería / poniéndole calor a las noches más frías / viviendo en el placer de entregar fantasía”, expresa en ‘La Cochería’ y cambia el rumbo solemne de la escucha mediante una melodía más rockera, para dar la bienvenida a un sentimiento alegre y enérgico que demuestra el orgullo de lo logrado hasta el momento. 

La identidad latinoamericana se hace presente de la mano de Gustavo Santaolalla, quien con el característico sonido andino del ronroco, deja su huella marcada en ‘Melancolía’. La combinación de instrumentos de viento y percusión, dan nacimiento a una melodía con elementos folklóricos y cumbieros. Como lo han hecho alguna vez Residente o Trueno, la elevación de la cultura latina demuestra compromiso social desde una perspectiva nueva para este artista, que incorpora la cuota de protesta a la que nos tiene acostumbrados. A su vez, la mexicana Natalia Lafourcade, otra invitada a colaborar, convoca un tono más tierno, la guitarra criolla y dos voces que se buscan y complementan de manera simbiótica. Estas dos colaboraciones,  con artistas con un fuerte renombre a nivel internacional, aportan una suerte de prestigio, aún más teniendo en cuenta el aporte que tiene Santaolalla al rock latino y la influencia que tuvo en su boom en la década del 80.

Descartable” transita distintos momentos de su carrera, siendo introspectivo y crítico acerca de su pasado y su futuro. Todo concluye con el aclamado ‘Arrancarmelo’que, aunque tiene hoy por hoy su propia historia, resume esta necesidad por reencontrarse con uno mismo y resurgir entre tantas situaciones adversas. Parado casi por completo en la vereda del rock, presenta esta obra artística que surge para darle a la carrera de Wos un nuevo abanico de posibilidades en cuanto a géneros se refiere y reafirma su habilidad para la poesía logrando conectar a su público con sus sentimientos más profundos.