El Comeback de Brockhampton: GINGER

La boyband millenial por excelencia vence la dura crisis que tuvieron en 2018 y parte de este 2019 y lo demuestra en su disco más cohesivo y maduro

A principios de década los Odd Future, el conjunto que tenían Frank Ocean, Earl Sweatshirt, Tyler, the Creator  y varios más, supieron representar a los chicos raros del colegio y ser de los primeros pilares en una cultura mundial y digital, por y para internet. En 2017 una boyband formada por chicos de Texas a través de un foro de fans de Kanye West se convirtió en el grupo de rap más importante de la actualidad, tomando esa identidad de weirdos, sumándole una mayor sensibilidad y una calidad musical muy superior a las «Odd Future Tapes«. Esos son, ni más ni menos que, Brockhampton, quienes con «GINGER«, su nuevo disco, acaban de demostrar que vinieron para quedarse. Pero antes de contar eso: Contextualicemos.

Después de varios proyectos sin éxito en sus primeros años los miembros del equipo se fueron a vivir todos juntos a una casa en California para trabajar en lo que sería su despegue a la fama: La trilogía «Saturation«. Tres álbumes que salieron en junio, agosto y diciembre de 2017. Con un enorme equipo trabajaron exhaustivamente su material audiovisual, las instrumentales y los estilos individuales de los siete vocalistas. Gracias al profesionalismo y la alta cuota de personalidad que tenía todo, construyeron un hype alrededor de sus lanzamientos y una fanbase apasionada, compuesta no tanto por fanáticos del rap, sino por gente con gustos variados, que suelen rondar entre el indie, el pop y la electrónica. 

Hoy en día pocas cosas quedan sin decir sobre los tres «Saturation«, son todos geniales, innovadores y super entretenidos de escuchar. Lo que pasó después tampoco es una primicia, Ameer Vann, quien aportaba el rap más tradicional y callejero, fue expulsado del grupo por varias acusaciones de abuso sexual. Esto desató una crisis puertas adentro, la cual se agravó con el salto a la fama y la alta exposición de lo sucedido. Aún en esta posición incómoda intentaron seguir lanzando material, pero no había caso. Se anunciaron «Puppy» y «Team Effort«, dos discos que se hicieron, pero fueron descartados. También salieron tres singles brillantes en los que demostraban que la ausencia de Ameer no dejó una gran mella en cuanto a lo musical, pero que finalmente no entraron en ningún proyecto.

El producto que parió este proceso fue «iridiscence«, un buen álbum al que le jugó una mala pasada haber salido después de una tres lanzamientos excelentes que dejaban unas expectativas altísimas. Aunque toda la situación se nota en las varias inconsistencias que tiene la obra, con unos videoclips hechos sin ganas y un sonido con varios altibajos. A pesar de todo es un disco al que le vamos a ir tomando cariño con el tiempo, volviendo a él sin las expectativas de la primera vez. Pero en ese momento, a pesar de ser su primer disco en llegar al número 1 en ventas del chart de Billboard el mismo Kevin admitió en una entrevista para la Rolling Stone que al tocar en vivo las canciones del álbum, el público no reaccionaba tan bien como cuando interpretaban las de «Saturation 1, 2 y 3«.

Después de varios meses de que el grupo esté en inactividad en un sano descanso, en los que estuvieron trabajando en proyectos alternativos como Joba apareciendo junto a ARCA y Justine Skye en el nuevo disco de Blood Orange o Kevin lanzando junto a Romil Hemnani y Jack Antonoff el disco «ARIZONA Baby«. Sin embargo, lo más importante de ese tiempo fue la terapia grupal que tienen todos los viernes junto al actor Shia Labeouf, la cual los llevó a trabajar más conectados como grupo sin necesidad de vivir todos en la misma casa y priorizar, lo que al final es lo más importante, su salud mental. 

Así es como llegamos a la actualidad y su nuevo disco: «GINGER«. Anticipado por cuatro singles con sus respectivos videoclips muestra una remontada emocional y cualitativa del grupo con una identidad renovada. Los traumas inevitablemente han dejado una huella en su música, el tratamiento psicológico es la diferencia crucial entre este disco y el anterior. Mientras «GINGER» se encuentra mucho más en paz consigo mismo, «iridiscence» se siente atormentado. 

Una clara prueba del mal momento que el grupo estaba pasando es el que dijeron que «GINGER «sería un disco veraniego, feliz y divertido, cuando en realidad, exceptuando ‘Boy Bye‘, casi que es todo lo contrario. El camino del grupo se puede ver a través de la paleta de colores que el equipo visual usó para esta etapa, mientras que antes destacaban la cantidad de colores saturados que se usaban ahora hay un protagonismo de los colores fríos. Ahora mismo esta es su perspectiva del bienestar: Un álbum pacífico. 

Varias instrumentales de «iridiscence» sufrían inconsistencias, algo que se puede explicar por el caos de la situación y la suma de Dom, JOBA, Kevin y Bearface como compositores al trío a cargo: Kiko Merley, Romil Hemnani y Jabari Manwa. En «GINGER» dejaron, al igual que en los «Saturation«, que estos tres vuelvan a manejar el total de la producción y tuvo resultados impecables. Hay una tendencia mucho mayor hacia lo melódico de parte de todos menos Bearface, quien dejó sus típicas outros por intervenciones mucho más dinámicas y ligeramente raperas. Frente al sonido moderno de los proyectos anteriores esta vez se dedicaron a complejizar estilos de producción más analógicos.

Las canciones más bajoneras y, al mismo tiempo poperas, muestran cómo marcó a Kevin trabajar con Dominic Fike y conocer a Lana del Rey mientras estaba en el estudio con Jack Antonoff, productor del último disco de ambos. ‘No Halo‘, ‘Sugar‘, ‘Ginger‘ y Victor Roberts‘ tienen una composición muy protagonizada por sintetizadores, guitarra y la voz del cantante invitado Ryan Beatty. Los temas más raperos están muy influenciados por sonidos dosmileros como los de Dr. Dre, Timbaland, Lil Jon, The Neptunes y Dj U-Neek a principios de este siglo y fines del anterior, con una buena cuota del nuevo Kanye. Esto está presente en temas como ‘I Been Born Again‘ y ‘St. Percy‘ en los que Jabari y Romil mezclan a Dre con un poco de crunk y en el doble track ‘If You Pray Right (Heaven Belongs To You)‘ en el que directamente samplean al ‘Break da Law‘ grupo pionero del trap Three-6 Mafia.

Las canciones de «GINGER» fueron más pensadas y estuvieron conversadas en grupo, dando así con las letras más maduras que hicieron hasta la fecha, todas tienen mucho sentimiento puesto y nada de relleno. Kevin dijo en una historia de Instagram que este disco de gospel, muy poco conocido, inspiró su álbum, y esto no tanto que ver a nivel sonoro como a nivel lírico: Varias veces en «GINGER» los muchachos reflexionan sobre su relación con Dios, puntualmente en ‘If You Pray Right (Heaven Belongs To You)‘. Para ese track aparece el brillante rapero inglés slowthai que se está llevando el año por delante colaborando con Flume, Tyler, the Creator y ahora con Brockhampton y con su debut oficial «Nothing Great About Britain«. Su flow ácido y la picardía de su verso calzan perfecto con las barras que escupen Dom y JOBA en la segunda parte, demostrando porque es el primer rapero externo en colaborar en un disco del grupo. Otros dos feats en la obra son Ryan Beatty, cuya voz es fundamental en cuatro temas, y Victor Roberts, que protagoniza y da nombre al último tema del disco. Rapea un verso bien largo que, si bien no es super prolijo ni tiene un flow cargado de carisma, cuenta como, cuando tenía seis años, la policía entró a su casa y buscando drogas y encontró crack en una bolsa que un amigo de la familia les había pedido que cuiden, desatando una situación caótica y traumática que se ve atravesada por los tópicos principales del disco: La impotencia, la traición y el desamparo.

La pieza más potente del álbum es ‘Dearly Departed‘, un reflejo muy puro de lo más duro que tuvieron que vivir los miembros del grupo estos últimos dos años. La culpa injustificada pero inevitable de Joba por haber estado de gira mientras se hacía el funeral de su abuela y el no poder conectar con su otra abuela que sufre demencia, el golpe de realidad que le dió a Matt la muerte de su abuelo y, lo que más revuelo está causando en internet: Claridad sobre los sentimientos del grupo respecto a la expulsión de Ameer Vann. Kevin enseña la herida que le causó quien fue su mejor amigo mientras que Dom McLennon descarga toda su ira en un verso inolvidable que cierra con él tirando el micrófono y los auriculares del estudio. Después de la salida del disco vino un videoclip de esta canción que simula ser una intervención, ilustrando aún más la frustración, a veces violenta, a veces triste, pero siempre decepcionante de descubrir que un amigo es un abusador. Kevin y JOBA salen del plano tirados en el suelo, doloridos, Matt empieza a sollozar a mitad de su verso invadido por la culpa, Merlyn sufre sin mover un pelo y Dom, descontrolado y fuera del guión, comienza a pegarle a la cámara.

Hay varias críticas que se le pueden hacer a «GINGER«, la más común viene siendo que las canciones no encajan tan bien como podrían hacerlo por el orden de la tracklist. Y si, es raro como el tema ‘Ginger‘ le sigue a ‘I Been Born Again‘. También es verdad que en ‘Dearly Departed‘ no todos los versos hablan de lo mismo y que falla como disco veraniego. Pero creo que la pureza emocional y lo conmovedor de algunas canciones fácilmente hacen que nos olvidemos de las imperfecciones que tiene. Además de lo musical, que puede no gustar, lo importante de este álbum es el rol que pasa a ocupar en la discografía de la banda del momento. Remontando una crisis emocional y creativa muy difícil, y yendo hacia adelante, desarrollando una nueva etapa y los estilos de cada miembro.