Reseñas

Luciana Tagliapietra Nueva Forma

Entre los highlights de la música argentina del reciente 2021 está «Nueva Forma». Una obra en la que Luciana conecta profundamente con su sonido y demuestra su capacidad para resolver narrativas complejas en versos increíbles que fácilmente pueden penetrar y resonar en la cabeza del que escucha por un buen tiempo.

Dentro del abarcativo universo del indie, Luciana Tagliapietra es probablemente la tucumana con discografía más extensa. “Nueva Forma” es el quinto LP desde su debut en 2009 con “Los Domingos”. Podemos desprender su evolución en dos: en el apartado lírico siempre hubo una base muy buena que se fue afinando con el tiempo, conservando la esencia. Transmite cada palabra con la emoción de alguien que está viviendo a flor de piel cada cosa que dice.

Evoca las sensaciones que atraviesa una persona en diferentes etapas de una relación, el soundplay lleva desde los vaivenes de un vínculo en la primera mitad del disco, pasando por la ruptura y el duelo (‘Voy A Morir’); la desilusión, la superación y finalmente la nostalgia (‘Tu Firma Indeleble’). 

Me puse a llorar
Rompí una pared
Y el agua que volqué
Se fue hacia el mar
Y hablamos de terminar
Cuando el ruiseñor se puso a cantar
Y el viento, a su vez, nos vino a buscar
Hablamos de ser y de hacernos bien
Sabiendo que no, pudiendo callar

Hojas

Hasta su tercer álbum -“La Luna” (2013)- estuvo más cercana al folk. Según cuenta Luciana en una entrevista con Rock Salta enmarcada en el lanzamiento de “Kawaii” (2017), desde hace varios discos existía el deseo de una expresión mucho más pop pero diferentes circunstancias terminaban definiendo un sonido más acústico. Si bien ya en este último se nota el acercamiento a una estética más electrónica bajo la producción de Ignacio Molina, en “Nueva Forma” (también producido por este último) toman mucha más fuerza las máquinas de ritmos y los sintetizadores, dando lugar a una expresión del synth pop que le queda como anillo al dedo.

El resultado de esto es una atmósfera amena. Entre el synth pop, new wave y pop rock, mantiene un mood controlado a lo largo de la obra y no tiene muchos sobresaltos. Probablemente encuentre su expresión más bailable en temas como ‘Portal’ que por momentos recuerda a Virus.

Es un disco súper agradable desde lo sonoro, el más sólido de la discografía de Tagliapietra y que mediante la escritura directa y sin demasiadas florituras convoca a seguir la narrativa durante toda la escucha. Logra una conexión mediante las frases potentes que están a lo largo de la obra y seguramente alguna quede flotando en la mente del oyente.

Recomendación Extra: “Kawaii” (2017)

Su disco anterior es musicalmente igual de atractivo. Oscila entre lo analógico y lo digital con canciones bellas que llevan la firma indeleble de Luciana.