I&I, RE-CREAR EL REGGAE #2

UB40, Nación Cover

Una juventud globalizada sin escrúpulos se hace piel en UB40, una banda inglesa querida en rincones de todo el mundo por su acercamiento lo más abierto posible a la música jamaiquina. En cuatro décadas hicieron cuatro discos de «Labour of Love» y en ellos se divisan versiones que también hacen a la historia del reggae y el ska, por lo que este segundo capítulo de I&I, RE-CREAR EL REGGAE va para ellos

Transcurría el verano de 1983 en Birmingham, Inglaterra. UB40 lanzaba su cuarto álbum llamado “Labour of Love”; un homenaje a éxitos del ska, el rocksteady y el reggae que creció escuchando este grupo de amigos provenientes de barrios obreros. Para entonces ya había amainado la agitación social que sacudió al Reino Unido en la década anterior, ¿la causa? Una fértil cosecha de reggae y punk que estaría enmarcada dentro del crispado mensaje político propio de estos géneros hermanados. 

El Unemployment Benefit, Form 40 (Beneficio de desempleo, formato 40), UB40, era un formato impreso para solicitar ayudas de desempleo en la administración pública. Y así nombraron la banda, los muy graciosos. Probablemente eran hijos, o amigos de hijos de la generación Windrush: Cerca de 500.000 inmigrantes provenientes de Jamaica, Barbados, Guyana, Trinidad y Tobago, todavía colonias británicas, que llegaron entre 1950 y 1970 a reconstruir las islas después de la Segunda Guerra Mundial. Por consiguiente, de la convulsión migratoria y la desigualdad social latentes, sumadas a los asombrosos sonidos nuevos que llegaban del Caribe, surgió un movimiento musical sin precedentes, en el que la lucha de clases era la punta de lanza con representantes como Steel Pulse, The Clash, Aswad, y, un poco más tarde, UB40.

Labour of Love” se compone de cuatro entregas que, a través de los años, introdujeron en las jóvenes audiencias aquellos clásicos de la música jamaiquina y africana con el objetivo de preservar sus sonidos y su cultura. Este fue el primer álbum que The Abattoir, el recién estrenado estudio de grabación de la banda, dio a luz. 

En este capítulo de I&I: RE-CREAR EL REGGAE, serie dedicada a explorar la historia del reggae a través de sus versiones y reversiones, hemos escogido la versión emblema de cada entrega para repasarla junto a su original.

LABOUR OF LOVE 

Su mayor éxito, ‘Red Red Wine’, una oda al dios Baco, lograría ubicarse en el primer lugar de la lista británica de singles, venciendo el estigma de la radio inglesa por el reggae y estableciéndose en esta durante más de dos años. También les daría reconocimiento mundial, al punto de llegar a ocupar el puesto Nº 1 en Estados Unidos. 

Original de Neil Diamond (cantautor norteamericano de balada y pop), y producida en los estudios Bang Records, pertenece al álbum «Just For You» publicado en 1967. Su ‘Red Red Wine es una delicada balada esculpida con cuerdas: En lo más alto suena su voz embelesada; a su estela se oye un violín cantarín, luego una guitarra como anclaje, y, al final, un bajo riguroso pero lúcido. Una balada pura y dura que narra el despecho de un hombre ahogado en el alcohol.

Posteriormente, en 1969, el cantante jamaiquino Tony Tribe, junto a una banda llamada The Rudes, publicaría un sencillo que la versionaba en Ska del más puro: Una guitarra fibrosa sonando en clave de ska y marcando el tempo de la canción de principio a fin. La acompaña, como una sombra, un bajo saltarín; y en medio de los dos se ubica el tono jocoso de Tony Tribe queriendo decir “bebo y reflexiono para olvidar / es un éxtasis para mí«.

 

En su inocencia, los integrantes de UB40 hicieron la mejor versión deRed Red Wine pensando que era original de Tribe. Ellos sabían que el rocksteady pretendía narrar los entresijos del amor. Por eso conjugaron en su versión, en primera instancia, no una voz sino dos. Suena en pareja. Suena en coro. En segunda instancia, al ska de Tony Tribe le bajaron el ritmo de la guitarra y le añadieron un toque de batería que sería la columna vertebral de la canción. Todos le cantaron al vino: 

Rojo, rojo vino, 
quédate a mi lado, 
no me dejes solo (…)

Como un lago donde se refleja aquella idea de saciedad en el espíritu que genera ingerir la bebida, ´el elixir´, la representación de las fiebres rituales y el éxtasis que es el dios Baco.

LABOUR OF LOVE II

´Hay magia en Kingston Town

¡Oh, Kingston Town, el lugar en el que anhelo estar!´ 

Una canción puede ser ciudad. Las formas y los movimientos de una ciudad. También puede ser sus sonidos, y su historia. Así, Lord Creator traslucía la Jamaica que comenzaba  a transformar el espectro musical de Occidente.

Tras su independencia del Reino Unido en 1962, Jamaica queda constituida como Monarquía Constitucional Parlamentaria y entra a hacer parte de la Mancomunidad Británica de Naciones (comunidad de países que comparten lazos históricos con el Reino Unido), por lo tanto, La Reina Isabel II seguiría siendo su jefe de estado -hoy Carlos III. 

No es de extrañar que Lord Creator dijera que ¨cuando sea rey, seguramente necesitaré a mi reina¨ y que ella vendría, y lo estaría esperando en Kingston, el lugar donde amanecerá, donde habrá soberanía. 

Kingston Town’ fue lanzada como sencillo en 1970 en colaboración con el productor Clancy Eccles. Hace parte de la transición generacional del Ska al Rocksteady, de manera que fue considerada un éxito para la época al hilvanar un sentimiento musicalmente común en Jamaica. Sus guitarras manejan un tono Ska ralentizado, aunque el bajo figure sustancioso y voluble, favoreciendo a la batería disponer del tempo, que acude al tono de voz esférico de Lord Creator. Rocksteady es sumarle dinamismo al Ska.

UB40, desde Inglaterra, hace reggae con ‘Kingston Town’, y, al tiempo, transforma esta ciudad en Sion (Zion): la tierra prometida llena de emancipación y justicia divina a la que será conducido el pueblo etiope -y africano en general- por su emperador Haile Selassie I. La banda propone que dicha emancipación sea análoga a la música, el amor y la comunión entre humanos; y el mundo lo entendió así: “Somos ingleses, y queremos ir a Kingston, porque ahí está el paraíso”. Brian Travers, saxofonista y fundador de la banda, introduce un particular clarinete eléctrico, que hace las veces de corista mientras suena la cadencia reggae en todos los instrumentos. 

Producida en su propio sello discográfico, DEP International, hace parte de Labour of Love II, lanzado en 1989, y alcanzando los primeros lugares en las listas mundiales.  

LABOUR OF LOVE III

¡Alzo el puño Legalize it
Canto mi protesta Legalize it
Como un mantra Legalize it
Una sola bandera Legalize it
Marihuana Legalize it!

Peter Tosh comenzó a promover alrededor del planeta la legalización del cannabis, que para el rasta puede definirse, según narra “Reggae in a Babylon”, un documental de Wolfgang Büld: “…más espiritual. Significa Dios, y con la música en sí, penetro y entrego el mensaje. Todo lo que leemos proviene de la Biblia, a mi parecer. Si se vincula, la hierba es para la meditación, y cuando meditas, se ve una perspectiva más amplia y se alcanza a ver más, se ve a Dios, pero como él no se puede ver, la única forma de llegar a Dios es mediante la música, la música reggae”. 

Tosh se convertiría en un activista por la igualdad de los derechos humanos y en un abanderado de su cultura a raíz de dicha prédica.

Su primer álbum solista, producido el verano de 1976 en Kingston, Jamaica, fue nombrado “Legalize It”. La canción homónima es simple. Está compuesta de cuatro versos cortos, seguidos cada uno por el coro. En un apartado canta: “Doctors smoke it, nurses smoke it / Judges smoke it, even the lawyer do” como queriendo decir “Si aquellos profesionales tan respetados en la sociedad la fuman, legalicenla, no la critiquen”.

Un poco más tarde, en Inglaterra surge el llamado segundo verano del amor: periodo en el que nace la cultura rave, caracterizada particularmente por el consumo de droga en fiestas underground que reúnen a miles de personas a escuchar acid-house, techno, entre otros, pasando por el drum n’ bass, y  el jungle, que se crean a partir de la combinación de breakbeat hardcore, house, etc, con samples del reggae y del dub, recogidos de los sound system que minaban el Reino Unido y el mundo de sonidos jamaicanos. 

UB40 hace un excelente y recomendado jungle en su versión de ‘Legalize it’, que es casi igual de lenta a la original, pero con mucha más fuerza en el teclado y el bajo. La cantan a dos voces Ali y Robin Campbell, e incorporan dos versos incisivos y poderosos que la original no tiene:

Politicians smoke it, and their children too
Policeman smoke it, when them steal it from you

Se puede pensar ¿no se atrevió Tosh a usar palabras tan fuertes que en su tiempo pudieron significar duras consecuencias? Seguramente, ad portas del nuevo siglo, en el año 1998, cuando se publica “Labour of Love III”, la dureza de los argumentos para defender el uso del cannabis ya habían trascendido estas fronteras. 

LABOUR OF LOVE IV

Lanzado el Febrero de 2010, es el primer álbum de UB40 sin su vocalista principal Ali Campbell después de 30 años de carrera juntos. En su lugar aparece el menor de los Campbell, Duncan, quien maneja un registro parecido al de Ali, aunque definitivamente auténtico. No obstante, este álbum de covers deja claro que no tienen más fuerza para versionar, y que en las tres entregas anteriores, se trabajó con mucho más ahínco y sin reserva. 

Gonna Get Along Without Ya Now‘ tiene más de 20 versiones en estilos diferentes. La primera, la original, es una canción popular escrita por Milton Kellem publicada en 1951.

En rocksteady, hacia el año 1967 es interpretada por The Melodians y producida por Arthur «Duke» Reid, uno de los mayores promotores del sound system (DJs y MCs, tocando Ska, Dub, Rocksteady y Reggae, originariamente en las plazas de Kingston Town para la juventud. En otras palabras la fiesta rasta que prevalecerá en esta cultura). La canción narra ese momentum de victoria cuando un individuo al fin supera un desamor, y lo escenifica en la elocuencia del Rocksteady.

La peculiaridad en este caso es que la versión de UB40 es prácticamente una calca de la de The Melodians. Difieren un poco en el tempo, que en la versión de UB40 va un punto más rápido, y en las trompetas, que suenan en clave de Ska. Por lo demás -salvando distancias entre la calidad de la grabación por diferencia de época- incluso las voces de los dos grupos pueden sonar al unísono y confundirse, lo cual facilita la incorporación de un vocalista nuevo con un registro más jovial en una banda legendaria.